Nuestra posesión más valiosa: Tú mismo, cuídate

Nuestra posesión más valiosa: Tú mismo, cuídate

No nos engañemos, nuestra posesión más valiosa somos nosotros mismos. Con el trajín de la vida diaria, muchos nos olvidamos que debemos cuidarnos. Y no me refiero a darnos grandes lujos en ocasiones especiales, sino encontrar el modo de mimarnos de un modo más constante  y asequible a nuestro presupuesto. ¿Qué sucede cuando nos cuidamos? Nuestra energía cambia por completo,…